Nos vemos en clase...

domingo, 12 de marzo de 2017

Elementos a tener en cuenta

El primer elemento a controlar es el encuadre.

¿Qué elementos queremos introducir en nuestro encuadre? ¿Qué elementos queremos
destacar?

Encuadre Horizontal o Vertical, tenemos que valorar cuál será mejor en cada
momento.

Regla de Tercios: divide nuestra imagen en 9 partes iguales gracias a dos líneas equidistantes
verticales y otras dos horizontales.
Los puntos de intersección de las líneas son los lugares de mayor interés de nuestro encuadre, destacando siempre la derecha sobre la izquierda.
Con respecto a la línea de horizonte o cualquier otra línea horizontal de importancia debemos
hacerla coincidir con una de las dos líneas horizontales. Ej.: Si queremos un paisaje en el cual
tenemos cielo hay que decidir si queremos destacar éste o no, colocándolo en el tercio inferior
o superior

Regla de 5/8: Se usa cuando deseamos realizar una fotografía a algo en primer plano.
Debemos situarlo algo a la derecha del centro de nuestro encuadre.

A la hora de componer una imagen podemos tener en cuenta diferentes opciones:

- Simetría: Es interesante pero suele resultar monótona si no se introduce un elemento
diferenciador que la rompa y de dinamismo.

- Textura: Da realismo, carácter y fuerza. Necesitaremos una luz homogénea y difusa que
permita ver los detalles.

- Líneas: El uso de las líneas (reales o imaginarias) es muy importante. Unifica las imágenes
llevando de unas partes a otras. Centran la atención donde queremos. Una línea vertical da
sensación de dinamismo al contrario que una horizontal, estética. La línea diagonal estará
entre una y otra.

- Ritmo: Se crea por la repetición de líneas, formas, elementos,...Como la simetría se debe introducir un elemento diferenciador.

- Ángulo o altura de la toma. Buscar nuevos ángulos de toma (desde abajo o arriba) puede ser
muy interesante permitiéndonos descubrir cosas nuevas que no habíamos visto. Si
exageramos la toma disparando desde muy abajo o muy arriba conseguiremos deformar lo
que estemos fotografiando. En el caso de una fotografía de paisaje también podemos cambiar
la altura de la toma. Si bajamos la cámara a la altura del suelo conseguiremos dar a nuestra
fotografía sensación de “lugar”, de estar “allí.”.

- Tono: Representa y da sensación de volumen.

Clave alta o baja: podemos disparar subexponiendo o sobreexponiendo para conseguir aclarar u oscurecer mucho la toma y que solamente destaquen los elementos esenciales del personaje.

Luz y sombra:

- Luz directa con sombras marcadas que eliminan el detalle de las sombras.
- Luz difusa que permite ver los detalles de las sombras.
- Luz lateral refuerza el contraste y alarga las sombras.

La diferencia entre una luz dura y una luz suave está en las sombras que forman. La luz dura,
como la de un día soleado, nos dará unas sombras muy fuertes y con poco detalle. Por el
contrario, la luz de un día nublado, luz difusa, nos permitirá ver el detalle de estas sombras.
Por lo tanto, aunque estamos acostumbrados a que un buen día es también bueno para la
fotografía, en realidad no suele ser así.


No hay comentarios:

Publicar un comentario